Archivo de la etiqueta: mediacion

LA MEDIACIÓN: ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DEL PROCESO

Artículo publicado por Gerardo Rodríguez-Acosta, presidente de la Confederación por el Mejor Interés del Menor

Nuestro ordenamiento jurídico presenta una rigidez poco compatible con la necesaria flexibilidad del derecho de familia. El legislador intenta introducir la figura de la mediación pero lo hace, no de forma sistemática y coordinada con el texto jurídico sino como un adenda o complemento secundario que no queda más remedio que introducir.

Como reconoce la Directiva 2008/52/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 21 de mayo de 2.008 sobre ciertos aspectos de la mediación en asuntos civiles y mercantiles, «Los Estados deberán reconocer la autonomía de la mediación y la posibilidad de que está haya tenido lugar antes, durante o después de un proceso judicial»

ANTES

Está absolutamente comprobado que cuando la pareja en conflicto acude a mediación antes de contactar con abogados, resulta más fácil llegar a acuerdos, pues el nivel de conflicto sigue siendo tolerable y manejable sin la intervención de agentes externos.

Para ello, se antoja imprescindible que exista, desde los Servicios Sociales, Servicios Sanitarios y Servicios Pedagógicos, la figura de Coordinación, que desde EMIN cada día defendemos, encargada de orientar a cada persona hacia el ente que mejor se adapte a sus necesidades, bien sea terapia familiar, cuando la pareja tiene todavía solución o se trata de una simple crisis, bien sea el apoyo psicológico o incluso psiquiátrico, si la medida lo requiere, bien sea Mediación familiar para transitar la ruptura desde los necesidades del grupo familiar y no los intereses de cada individuo.

En el derecho de Familia Francés, el Juez de Familia puede invitar a las partes a que, antes de contactar con sus abogados, acudan a mediación y una vez iniciado el proceso contencioso, existen varias fases o momentos donde de nuevo el Juez o cualquiera de las partes puede recomendar acudir a Mediación.

 


DURANTE
Ya son cada vez más los Juzgados de familia que utilizan la mediación intrajudicial. Algunos Juzgados acompañan a la resolución que fija fecha para la vista, la posibilidad de acudir a la primera entrevista de mediación con anterioridad y poder solicitar la suspensión de la vista para el caso de continuar en sucesivas entrevistas.
Respecto de esta mediación durante el proceso judicial, resulta vital que los mediadores a los que se remitan los mediados sean personas realmente formadas y con experiencia. Por falta de recursos, cada día se aprecia esta falta de formación y experiencia que suele traducirse en fracasos constantes. Desde EMIN defendemos por la calidad.

EMIN defiende la voluntariedad en la mediación, pero la obligatoriedad a la hora de acudir a la primera entrevista, para fomentar en los ciudadanos el conocimiento de la mediación como método alternativo en la resolución de conflictos.
En los 3 Juzgados de familia de Málaga lo han solucionado estando el Servicio de Mediación presente en la propia vista de Medidas o principal y si las partes autorizan la explicación por parte de los mediadores, estos, con ayuda de medios audiovisuales explican brevemente en qué consiste la mediación, para que, en presencia del Magistrado, expresen si desean o no hacer uso de este medio alternativo.
En Cataluña, la exposición de motivos de la LMPDC utiliza la expresión de “relaciones dinámicas entre la mediación y el proceso judicial”. Que las relaciones entre mediación y proceso sean “dinámicas” significa: que ambas instituciones son complementarias y no puramente alternativas, optativas o mutuamente excluyentes y que ambos recursos conflictuales pueden yuxtaponerse en el tiempo o utilizarse de manera lineal, combinada o cíclica.
Y a nivel europeo, el artículo 1.1 de la Directiva 2008/52/CE dispone que «El objetivo de la presente Directiva es facilitar el acceso a modalidades alternativas de solución de conflictos y fomentar la resolución amistosa de litigios promoviendo el uso de la mediación y asegurando una relación equilibrada entre la mediación y el proceso judicial».
Se debe insistir acerca de que los Magistrados, en los procesos de familia, reiteren a las partes una y otra vez la vía de la mediación como mejor opción que su propia resolución y a los letrados las ventajas y sinergias positivas de alcanzar un acuerdo personalizado, dado que son los propios mediados los que llegan a cerrar “su propio acuerdo” y no un tercero ajeno a su problemática.

 

DESPUÉS
Si trabajamos en una cultura basada en el dialogo y no en la contienda, acaba resultando más útil y económico acudir al mismo Centro donde las partes cerraron el acuerdo de mediación para limar pequeños desajustes, que de no afrontarlos inmediatamente, se convierten en inabordables y se evita utilizar la vía de las ejecuciones judiciales que resultan inacabables y desde luego, mucho más costosas.